• Portada
  • Introducción
  • Partes
  • Final
  • Galería 1
  • Galería 2

Pasión viviente de Castro Urdiales

En Castro Urdiales, el Viernes Santo de cada año, sus vecinos, tomando entusiasmados roles de directores y actores, llevan a cabo una completísima representación de la Pasión de N. S. Jesucristo. Con la utilización de importantes medios técnicos (decorados, vestuarios, etc.) consiguen que la representación alcance una calidad considerable.

Historia: En 1984, el párroco D. Luis Campuzano, con el objetivo principal de crear un evento que suscitase una mayor devoción popular y sentido religioso, animó una Asociación que, aun carente de medios económicos, reunió a habitantes de la localidad sin experiencia teatral alguna y llevó a cabo, por vez primera, la representación de la Pasión de Cristo. A partir de entonces esa representación se hizo anual sin presagiarse entonces el esplendoroso futuro que le esperaba. Así, para verla, año tras año, se fue incrementando tanto la llegada de visitantes como los beneficios económicos consiguientes para el comercio y hostelería de la ciudad, sectores éstos que por ello empezaron a colaborar económicamente en la representación. Acabó por sumarse el mismo Ayuntamiento. Tal contribución económica ha ido propiciando una continua mejora de la representación hasta alcanzar el espectacular resultado presente.


Primera: Introducción y puesta en situación.-corre a cargo de dos actores que nos trasladan al año 33 de la Era cristiana, haciendo una presentación de la situación histórica del aquel tiempo.

Segunda: Episodios de la Pasión.- Se escenifican casi todos ellos en decorados próximos a la monumental Iglesia de Santa María de la Asunción. Hasta el propio juicio ante el Sanedrín se efectúa dentro de ella.

La representación de todos estos episodios es muy realista: Última Cena, ahorcamiento de Judás. El camino de Jesús hacia el Calvario se efectúa por las calles de la ciudad. En las inmediaciones del puerto se produce la primera caída. Tras una parada en el Ayuntamiento donde se dramatiza el encuentro con la Virgen María y el episodio en que la Verónica, se produce al poco tiempo la segunda caída que obliga a recurrir al Cirineo para que ayude a Jesús. Tras el paso por la Plazuela, la comitiva toma el camino de la calle San Juan, una de las calles más típicas del casco viejo castreño, en donde se produce la tercera caída y el encuentro con las mujeres de Jerusalén para enfilar definitivamente hacia el punto final de la representación, en lo alto de la Atalaya donde se ubica el Calvario.

Ya en la Atalaya se escenifica, no únicamente la crucifixión, sino también el descendimiento, el dolor de la Virgen con su Hijo yacente entre sus brazos y finalmente el transporte del cuerpo de Jesús al sepulcro.

Como vemos esta teatralización es de una completa y detallada fidelidad evangélica. Tan sólo un detalle no aparece en los evangelios: el encuentro con los leprosos. Aunque en el espíritu quizás sí sea evangélico con el significado de como los marginados por la sociedad están por ello mismo más cerca de Jesús por que comparten con él también su sufrimiento.Y también después de la Pasión... La representación se ha ido ampliando más allá de la Resurrección, alcanzando hasta la Ascensión en la misma Atalaya donde quedan las cruces vacías, mientras que todos los actores jubilosos haciendo el papel de sus discípulos elevan ramas de olivo alabando al Señor. Ver más en el sitio de la Asociación Cultural "Pasión Viviente" de Castro Urdiales http://www.pasionviviente.org

visitas 8772